2º paso : Objetivos

Al entrenar para un maratón lo primero a tener en cuenta es justamente cuál es tu objetivo en el maratón. ¿Quieres sencillamente llegar a la meta al paso que sea o en un tiempo específico? ¿Quieres simplemente cubrir la distancia ya sea caminando o trotando, o quieres conseguir tu mejor tiempo? El punto de partida de tu programa de entrenamiento depende de cuanto hayas corrido en el último año, con qué frecuencia has estado corriendo recientemente, cuál es tu condición física general en este momento, si practicas otras actividades aeróbicas o entrenamiento físico con regularidad, y hasta qué punto quieres correr el maratón.

El programa de entrenamiento depende de los objetivos que te establezcas, siempre que estos sean, por supuesto, realistas. Tus objetivos deberán ser tanto a largo como a corto plazo. El objetivo a largo plazo es básicamente, en este caso, el maratón mismo. Los objetivos a corto plazo están estructurados aquí sobre una base semanal. Tus objetivos semanales o a corto plazo dependen de la categoría de corredor a la que pertenezcas, de lo cual se tratará más adelante. Desde un punto de vista interno, deberíamos saber los objetivos que nos hemos propuesto sobre una base diaria. Es, por supuesto, una buena ayuda recordarlos de vez en cuando.  Poemas como estos pueden ayudar tremendamente:

“Su objetivo sin igual
es establecer
un nuevo record de inspiración
cada día.”


“Tus días de tristezas huérfanas
están detrás de ti
    y no a tu lado.
¿Por qué, entonces,
lloras desamparado?

Tus días de alegrías-excelencia
están delante de ti
    y no a tu lado.
¿Por qué, entonces,
no corres y declaras de inmediato:
LA META ESTA ALCANZADA.”

Con esa inspiración para alcanzar nuestro objetivo, deberíamos comenzar de inmediato, aquí y ahora, a correr hacia nuestra meta.

3er paso: PLAN >>