El Maestro espiritual

Un alma entra en un cuerpo humano y el ser humano completa su primer año de existencia, su segundo año, y así sucesivamente. Durante ese tiempo sus padres le enseñan a hablar, a comer, a vestirse, a comportarse. El niño lo aprende todo de sus padres. Los padres desempeñan su papel en los años formativos. De la misma manera, en la vida espiritual, el Maestro enseña al estudiante a rezar, a meditar, a contemplar. Entonces, cuando el estudiante aprende a profundizar, puede hacer todo eso por sí mismo.

El maestro espiritual dice, “Aquí está la llave". Él abrirá la caja fuerte donde se halla escondido tu tesoro interior. Esa caja fuerte no es del maestro, es tuya, totalmente tuya. El tesoro está dentro de ti, pero desafortunadamente has extraviado la llave que abre la caja donde se guarda el diamante.

Al elegir un Maestro la mente ha de parar.  Es el corazón quien tiene que elegir, y corazón significa unidad. Cuando encuentras a tu Maestro es como una gota diminuta entrando en el océano. Cuando encuentres a tu Maestro, sentirás que has descubierto un amigo antiguo y eterno.
Cuando estás con un Maestro que ha realizado a Dios, estás llamado a sentir, consciente o inconscientemente, algo de Paz, algo de Luz, algo de Deleite, algo de Poder, porque su naturaleza misma es irradiar esas cosas.  Es algo espontáneo, así como la naturaleza misma de una flor es emanar su fragancia.  En sus ojos verás todas las cualidades divinas.  La emoción interna que recibes cuando estás ante un verdadero Maestro espiritual por primera vez no puede nunca describirse.  Y la alegría será infinitamente mayor si ese Maestro es tu propio Maestro. 
Es tu aspiración lo que te permite recibir todas las cualidades divinas del Maestro.  Si no tienes aspiración, da igual lo que el Maestro tenga, no podrá dártelo.  Cuando estás con un Maestro realizado, estás llamado a sentir que te entiende; y que no sólo te entiende sino que tiene la capacidad de confortarte y ayudarte en tus problemas. Cuando estés ante un Maestro, sentirás que él nunca puede estar separado de tu existencia interna o externa.  Cuando estás frente a un alma liberada, plenamente realizada, ¿qué ocurre?  Ves de inmediato la inmensa diferencia entre tú y esa persona. Lo primero que ves en él es la Paz; en sus ojos verás la Paz infinita.  De su cuerpo recibirás una sensación de Pureza, una Pureza que nunca has sentido antes en tu vida ni en la vida de nadie más.  ¿Cómo es que él emana Pureza, Luz y Poder divino, mientras que otros no?  Sencillamente porque él está plenamente realizado.  No está hablando contigo, no está diciéndote nada, pero de su sola presencia recibes Paz infinita, Gozo infinito, Luz infinita.  Así, la realización muestra automáticamente su propia capacidad, que es la manifestación.  La realización interior del Maestro se está manifestando a través de su forma externa que es el cuerpo.

Hay otra clase de manifestación que encontramos más en el plano físico: es la manifestación de la divinidad en la tierra.  Esta manifestación tiene lugar cuando un Maestro espiritual, intenta deliberadamente despertar a los que están espiritualmente hambrientos. Cuando un Maestro espiritual, con la ayuda de sus muy queridos discípulos, intenta manifestar la divinidad en la tierra, a veces la gente lo interpreta mal.  Piensan que quiere convertir a todo el mundo.  Pero un Maestro realizado nunca, nunca intenta convertir; él sólo ofrece su realización, en forma de inspiración, a las almas que aspiran.
Pero la inspiración no es suficiente.  Después de la inspiración viene la aspiración.  Hay una gran diferencia, una inmensa diferencia entre ambas.  La aspiración es muy, muy elevada.  El Maestro espiritual se vuelve uno con sus discípulos, a cuya aspiración él mismo ha contribuido, y juntos van a inspirar al mundo hambriento de espiritualidad.  De esta manera la realización se transforma en manifestación.
Cuando hay realización, dentro de ella verás la manifestación.  La manifestación es la forma externa de la realización, y aquel que es realmente espiritual, sentirá inmediatamente la manifestación en la realización misma.
Para la gente ordinaria, para la humanidad, lleva tiempo.  Si yo he realizado algo y lo he manifestado en el mundo exterior, el corazón de la humanidad lo siente, pero a la mente física puede hacerle falta un poco de tiempo para percibir y entender la manifestación.  En el campo de la manifestación, el Maestro está tratando con gente ignorante, no aspirante, o emocionalmente atada, que no verá la Luz completa del Maestro.  Pero el gran aspirante ve la realización y no puede separar la realización de la manifestación.

"El profesor humano te enseña a leer.
El profesor divino
lee incesantemente para ti.
El uno conduce tu mente
hacia el pórtico de la sabiduría.
El otro abre tu alma
al cielo-inmenso Azul. "

                ♦

"Tu Maestro es el puente sagrado
que te ayuda a cruzar
el turbulento río de la vida
y alcanzar tu meta destinada."

                ♦

"Mirar
en el ojo de tu Maestro
es entrar
en tu propio universo inexplorado."

                                "Veintisiete mil Plantas de Aspiración", No. 3785.

 

Textos de Sri Chinmoy