Nuestro sendero - 3

Ahora bien, ¿como podemos liberar a la Verdad de su prisión? Nuevamente tengo que decir que a través del amor. ¿Amor a quién? Amor a Dios. ¿Y quién es Dios? Dios es la parte más iluminada y elevada que hay en nosotros. Dios no es otra cosa ni otra persona. Tengo una cabeza y dos pies. Digamos que mi cabeza representa a lo más elevado en mí y mis pies representan a lo más bajo en mí, mi ignorancia. Sé que tanto lo más elevado como lo más bajo forman parte de mí. Lo más bajo tiene que entrar en lo más elevado para ser transformado, liberado y colmado. Lo más elevado tiene que entrar en lo más bajo para ser revelado y manifestado.

En nuestro sendero, el sentimiento de identificación es absolutamente necesario. Lo más elevado tiene que sentir su unicidad total con lo más bajo. Lo más bajo tiene que sentir su unicidad total con lo más elevado. No hace falta decirlo, lo más elevado siempre siente su unicidad con lo más bajo. Sin embargo, a lo más bajo le resulta extremadamente difícil ser uno con lo más elevado, a causa de su miedo, su duda, su envidia y cosas por el estilo.

¿Qué tipo de compromiso es necesario para seguir nuestro sendero? No es el tipo de compromiso que tienes que hacer en muchas otras organizaciones espirituales o culturales. Para estas organizaciones quizá tendrás que pagar regularmente una cuota. Pero cuando yo te pido que hagas un compromiso, es algo distinto. Yo te digo que si ves algo en mí, si ves o sientes luz dentro de mí, entonces, si quieres seguir nuestro sendero, puedes hacerlo. No habrá demandas monetarias. No tienes que darme ni cinco ni diez dólares ni nada por el estilo. ¡No! Aquí se trata de tu aspiración –lo sincero y constante que puedes ser en tu vida espiritual. Si no eres sincero, no podrás correr velozmente. Pero si eres sincero y dedicado, correrás muy rápido. El compromiso que pido en nuestro sendero es la regularidad en tu meditación y tu aspiración, un llanto interno sincero. No le pido nada más a ningún estudiante.

Nuestro sendero, el sendero el corazón, es también el sendero de la aceptación. Tenemos que aceptar al mundo. Si entramos en una cueva del Himalaya o nos sentamos en la cima de una montaña y clamamos por nuestro propio logro y satisfacción personal, entonces no haremos nada por el mundo. Será como comer hasta saciarme y dejar que mis hermanos permanezcan desnutridos y hambrientos. Esto no es bueno. Si soy un verdadero ser humano, tendré que asegurarme de que mis hermanos coman también conmigo. Sólo si comemos juntos obtendremos satisfacción real.

De modo similar, en la vida espiritual, los verdaderos Maestros espirituales sienten que su deber es comer ante la humanidad y compartir el alimento espiritual con la humanidad. Ahora bien, si la humanidad como un todo no quiere comer como debería, si muchos están todavía durmiendo y no han sentido hambre espiritual, ¿qué puede hacer entonces el Maestro espiritual? Pero si hay unos cuantos buscadores sinceramente hambrientos, el Maestro espiritual les dice: "La comida está lista. Comamos juntos."

En nuestro sendero de aceptación, tenemos que saber que la Tierra está lejos de la perfección. Pero ¿cómo vamos a perfeccionar la conciencia de la Tierra a menos que la aceptemos? Si alguien tiene un dolor, tengo que darle masaje. Sólo entonces se quitará su dolor. Del mismo modo, si la Tierra es imperfecta en un aspecto en particular, tengo que tocarla con mi aspiración y con mi cuidado amoroso. Sólo entonces podré transformarla. Mientras la conciencia de la Tierra no esté completamente realizada, trataré de permanecer en la Tierra para estar al servicio a la humanidad con mi conciencia interna.

- Sri Chinmoy, "El Maestro y el Discípulo"