Algunas razones para meditar

Estos son algunos de los muchos beneficios que la meditación te proporcionará:

Mejora de la salud física - El estrés, la tensión y las emociones negativas, desgastan en silencio tu fuerza vital. Según vas disminuyendo estas influencias negativas por medio de la meditación, experimentas profundos efectos positivos en la salud física, desde un aumento de la vitalidad hasta el sentimiento de un mayor bienestar general.

Serás más feliz - Tendemos a buscar la felicidad fuera de nosotros—dónde estamos, qué poseemos, con quién estamos—pero la meditación nos ayuda a darnos cuenta de que la felicidad verdadera y permanente es una experiencia que surge desde adentro y existe independientemente de nuestras circunstancias externas.

Mejores decisiones en la vida - Tú eres único en toda la historia del mundo, y tienes un camino singularmente especial que seguir en la vida. En el silencio y la quietud de la meditación, percibirás más claramente la apacible, suave voz interior que puede llevarte con seguridad a lo largo del camino de tu vida. La meditación, te acerca al propósito de tu vida, situándote en libertad para llegar a ser tú mismo, de una forma más verdadera y única.

Crecimiento espiritual - En el centro mismo de tu existencia vive un ser de gran belleza, sabiduría y deleite. Éste no es otro que tu ser superior. Por medio de la meditación crecerás hacia tu ser más elevado, y toda su riqueza interior será tuya, para utilizarla en tu vida cotidiana.

La Paz interna trae la Paz externa - ¡Todo comienza desde adentro! A medida que vayas desarrollando más paz interna con la práctica de la meditación, tu vida externa se volverá también más pacífica. Pequeñas cosas comienzan a suceder cuando tu vida externa es acariciada por la fragancia expansiva de tu vida interna: los problemas cesan o se resuelven de una manera más fácil; tu trato con la gente se vuelve más profundo y más pleno; y desarrollas nuevas y mayores capacidades externas.

La meditación es un regalo divino.
La meditación simplifica nuestra vida externa
y energiza nuestra vida interna.
La meditación nos da una vida natural y espontánea,
Una vida que se vuelve tan natural y espontánea
que no podemos respirar sin ser conscientes
de nuestra propia divinidad.

–Sri Chinmoy