Hacia una conciencia superior

Probablemente te gustaría mejorar la calidad de tu vida, lo cual significa mejorar la calidad de tu conciencia. ¿Cómo puedes hacerlo?

En primer lugar, es importante entender que tu conciencia no es sencillamente ‘buena’ o ‘mala’; existe en una escala continua de inferior (peor) a superior (mejor). Lo que tú eliges pensar y hacer en cada momento, determina el lugar de tu conciencia en esa escala. Mirémoslo así: imagina que tu conciencia es una antigua balanza como esta:

   INFERIOR                                               SUPERIOR

Para mover la conciencia del lado inferior hacia el lado superior de la escala, puedes hacer dos cosas:

•    Poner menos peso o quitar peso del lado ‘inferior’

•    Añadir peso en el lado ‘superior’

Cada vez que meditas estás añadiendo peso en el lado superior de la balanza de la conciencia. ¿Pero qué ocurre si en otros aspectos de tu vida estás poniendo también peso en el lado inferior? La balanza se vuelve a inclinar hacia el extremo inferior, y gran parte del beneficio obtenido con la meditación se pierde. Este es el motivo por el que muchas personas abandonan finalmente la meditación.

“Cada momento puede ser
una oportunidad para meditar,
no importa donde estés
o qué esté pasando a tu alrededor.
Todo es cuestión de dónde está tu conciencia.”
                - Sri Chinmoy

Quizá habrás pensado: “Todo lo que tengo que hacer entonces es dejar de poner peso en el extremo inferior de la balanza, y así conseguiré el pleno beneficio de la meditación”. ¡Ojalá fuese tan fácil! De hecho, si ya pudieras eliminar todas las influencias negativas de tu vida, en primer lugar, no necesitarías la meditación. Pero, como sabemos, la realidad de la vida es que podemos caer y caemos presa de influencias negativas que hacen descender nuestra conciencia. Por eso es tan importante apoyar la meditación con todas las partes de tu ser.