El Alma

El Alma


¿QUÉ NECESITA TU ALMA?

El alma llega al nacimiento para la experiencia. Y su experiencia será completa cuando haga descender toda la perfección de lo Divino en la materia.

Cada alma necesita involución y evolución. Cuando el alma desciende, es su involución; cuando el alma asciende, es su evolución. El alma penetra en los más bajos abismos de la inconsciencia. Luego evoluciona otra vez hasta Satchidananda —Existencia-Conciencia-Dicha—, la triple Conciencia.

El alma penetra en la inconsciencia, durante millones de años permanece allí, profundamente dormida. De repente, un día, su ojo es abierto por una chispa de conciencia del siempre trascendente Más Allá, y entonces llega la hora de la auto-indagación. “¿Quién soy yo?” se pregunta. La respuesta es Tat twam asi, Eso eres tú. El alma se estremece; entonces, de nuevo, queda profundamente dormida. Una vez más entra en el olvido de sí. Más preguntas surgen después de algún tiempo: “¿De quién soy?” Soy de Eso. “¿De dónde he venido?” De Eso. “¿Hacia Quién estoy regresando?” Hacia Eso. “¿Para Quién estoy aquí en la tierra?” Para Eso.

Entonces el alma está satisfecha. El alma está ahora plenamente preparada para su viaje hacia arriba —alto, más alto, altísimo. Ahora se inicia propiamente la evolución del alma. Desde la vida mineral el alma entra en la vida vegetal; luego va de la vida vegetal a la vida animal, de la vida animal a la humana y de la vida humana a la divina. Estando en la vida humana, el alma hace descender la Paz, la Luz y la Dicha de lo alto. Primero le ofrece estas cualidades divinas al corazón, luego a la mente, luego al vital, luego al físico tosco. Cuando se produce la iluminación, lo vemos en el corazón, en la mente, en el vital y en el cuerpo físico.

¿Qué necesita el alma? Tu alma necesita plenitud absoluta; quiere lograr esta plenitud absoluta no en el Cielo sino aquí en la Tierra. Si lo crees imposible, entonces puedes continuar durmiendo durante unos cuantos siglos. No hay nada malo en ello. Pero si sientes que la vida divina es posible, entonces el alma susurra a tu oído: “¡Levanta, despierta!” Y si sientes que es tanto posible como practicable, entonces el alma te dice sonrientemente: “Camina, marcha, corre”. Finalmente, si sientes que la absoluta plenitud de la vida divina no sólo es posible como practicable sino también inevitable, sólo entonces la Inmortalidad te hará señales. Tuya es la Meta, tuyo es el Reino de la Verdad y el Deleite.

En virtud de tu conocimiento presente me dices que el alma no existe. Si hubiera un alma ¿cómo es que a lo largo de toda tu vida jamás has llegado a vislumbrarla? Humildemente te digo que tu experiencia no es prueba alguna contra la existencia del alma. ¿Podemos ver un microbio a simple vista? No, jamás. Hasta que tenemos un microscopio, la existencia del microbio es pura imaginación. Pero el microscopio nos fuerza a revisar nuestra orgullosa opinión. En un instante hace añicos nuestra firme convicción e ilumina nuestra ignorancia apagada. De manera similar, hasta que tengamos una conciencia iluminada o el poder de la visión espiritual, la existencia del alma puede parecer una alucinación mental gigante.

Quizá te preguntes si el alma es una porción de tu corazón. No, no lo es. ¿Una porción de tu mente? Ridículo. ¿Una porción de tus órganos sensoriales? Absurdo. ¿Una porción no visible de nuestro cuerpo físico? Imposible. ¿Qué es entonces? ¿Qué es tu alma al fin y al cabo?

Es la mensajera auto-refulgente de Dios dentro de ti. No conoce nacimiento, decadencia, ni muerte alguna. Es eterna. Es inmortal.

Tu alma es única. Dios quiere manifestarse y colmarse

Él mismo dentro de ti de un modo sin precedentes. Dios tiene una Misión divina en particular que cumplir únicamente a través de tu alma. Y, para cumplir esa Misión Suya en particular, Él utilizará tu alma y no otra como instrumento escogido por Él.

¿Quieres que tu vida esté al servicio de Dios de manera que puedas cumplir Su Misión? Si es así, entonces aquí y ahora devuélvele al alma su trono. Has llevado al alma lejos y has colocado al ego en el trono de tu vida. Dale la cordial bienvenida al alma y únete a ella. En ese momento el temor te abandona, la ignorancia te abandona y, finalmente, la muerte te abandona. La Eternidad te da la bienvenida. La Infinidad te da la bienvenida y, finalmente, la Inmortalidad te da la bienvenida.

***
 

EL AVE-ALMA

Oh mundo de ignorancia,
aunque le hayas puesto grilletes a mis pies,
soy libre.
Aunque hayas encadenado mis manos,
soy libre.
Aunque hayas esclavizado mi cuerpo,
soy libre.
Soy libre porque no soy el cuerpo.
Soy libre porque soy el ave-alma
que vuela en el Firmamento de la Infinitud,
porque soy el niño-alma que sueña
en el Regazo del Rey Supremo inmortal.

***
 

Cada vez que el alma entra en el campo de la creación y la manifestación, hace la promesa sumamente solemne a Dios, el Piloto Supremo, de intentar todo lo posible para revelar a Dios aquí en la tierra. Pero, desafortunadamente, cuando el alma entra en el mundo, el mar de la ignorancia trata de envolver al alma. Luego, el cuerpo, el vital, la mente y el corazón —consciente o inconscientemente— obtienen placer al identificarse con el mar de ignorancia. Pero el alma lo perdona todo; no rechaza al cuerpo, al vital, a la mente y al corazón. Tiene una paciencia ilimitada.

Si el cuerpo, el vital, la mente y el corazón se identifican con el alma y quieren ver la Verdad con los ojos del alma —si esa es la promesa que hacen, su única promesa, su promesa interna— entonces la fecha de la realización de Dios, la revelación de Dios y la manifestación de Dios en la tierra no está muy lejana.

***

Si vives en el cuerpo, serás demasiado débil para evitar cualquier cosa.
Si vives en el vital, serás demasiado autoritario para permitir cualquier cosa.
Si vives en la mente, serás demasiado indiferente para amar cualquier cosa.
Si vives en el corazón, serás demasiado indulgente para controlar cualquier cosa.
Vive en el alma: Dios dirá, hará y llegará a ser todo para ti.

***

Pregunta: ¿Obtiene el alma nuevas experiencias en su desarrollo o simplemente revela lo que siempre ha sabido?

Sri Chinmoy: En esencia, el alma —al ser una con Dios— está sacando a la luz lo que siempre ha sabido. Pero, al mismo tiempo, está creciendo y se está enriqueciendo tomar la esencia divina de sus experiencias terrenales. Mientras tanto, la conciencia física se vuelve más y más consciente de la divina capacidad ilimitada del alma.

 

Pregunta: ¿Cómo se comunica el alma con nosotros? ¿Qué lenguaje emplea?

Sri Chinmoy: El alma emplea el lenguaje del alma que es la luz. Es a través de la luz que el alma se expresa. Cuando la luz del alma se expresa en la mente física, ésta obtiene el mensaje de un modo que puede comprenderlo. En verdad el alma no está usando palabras, el alma está ofreciendo y esparciendo su luz, y la mente la está recibiendo de la manera que encuentra más convincente. A menos que la mente esté convencida, no quedará satisfecha. Por tanto, cuando oímos que el alma está hablando en lenguaje humano, es en verdad la mente que está recibiendo la luz del alma de un modo convincente para sí misma.

 

Pregunta: ¿Son buenas todas las almas?

Sri Chinmoy: El alma es siempre buena; no puede ser mala. Pero las almas más desarrolladas tienen mayor luz y sabiduría. Las almas jóvenes tienen mucho menos para manifestar en la tierra. El alma es como el sol; para algunos está cubierto por incontables nubes y su luz no se puede manifestar. El vital inferior intentará demorar el progreso de la manifestación del alma; pero el vital dinámico, el vital aspirante, brindará un empuje adicional al alma. Al inicio del viaje espiritual, el potencial de todas las almas es el mismo; pero en este punto, debido a la urgencia interna de las mismas, algunas almas están manifestando su capacidad más poderosamente. Están corriendo muy rápido en la carrera espiritual. En India, los padres oran a Dios con frecuencia para que les dé un hijo con un alma poderosa que salga muy rápidamente de la ignorancia y manifieste al Divino en la Tierra.

 

Pregunta: ¿Hace el alma demandas a la persona para que cambie sus maneras?

Sri Chinmoy: El alma no hace demandas como tales. No es como una madre exigiendo a su hijo en cada momento diciéndole: «Te digo tal y tal cosa por tu propio bien». Lo que hace el alma es enviar una inspiración divina; esta inspiración suele ser a veces tan viva y espontánea, que la persona puede sentirla casi como una imposición interna que su ser interno hace sobre su personalidad externa. Pero el alma no demanda; al contrario, simpatiza con los fallos y las imperfecciones humanas e intenta identificarse con esos fallos. Y entonces, con su Luz interna, trata de ayudar a la persona a cambiar sus maneras.

 

Pregunta: ¿Puede el alma seleccionar lo que el individuo va a experimentar en el mundo manifestado?

Sri Chinmoy: Normalmente, el alma es lo que determina las experiencias que el individuo tendrá en el curso de su vida. De hecho, si el individuo se sitúa conscientemente en el flujo espontáneo de las experiencias que el alma quiere darle, crecerá finalmente en la paz, la alegría y la plenitud duraderas. Por desgracia, el individuo, al ser víctima de la ignorancia, a menudo no es consciente de las experiencias que el alma selecciona o, a pesar de conocerlas, no se interesa por la selección que ha hecho el alma.

 

Pregunta: ¿Aproximadamente en que parte del cuerpo físico puede tenerse una sensación del alma?

Sri Chinmoy: En el corazón espiritual. El verdadero corazón espiritual, de unos cuatro dedos de ancho, está ubicado aproximadamente a doce dedos directamente por encima del ombligo y a seis dedos directamente por debajo del centro de la garganta. Es aquí donde uno siente lo que usted ha llamado el «avivamiento» del alma.

 

Pregunta: ¿Difieren las almas en sus características?

Sri Chinmoy: No hay realmente ninguna diferencia básica entre las almas excepto en el grado de su manifestación. Todas las almas poseen las mismas posibilidades, ya estén en la más baja o en la más elevada forma de vida.

Tenemos que recordar, sin embargo, que el Supremo se manifiesta de infinitas maneras a través de diferentes almas. Estas expresan Sus variables aspectos de Divinidad. Por ejemplo, puede que un alma manifieste la Luz, otra el Poder, una tercera la Belleza, y así sucesivamente.

Al manifestar sus potenciales ocultos a través del proceso de la reencarnación, algunas almas han llegado a ser grandes Maestros espirituales. Y todas las almas, antes o después, les seguirán.

 

Pregunta: ¿Están nuestros deseos bajo el control del alma?

Sri Chinmoy: Ahora mismo, nuestros deseos no están controlados por el alma. Ahora mismo únicamente nuestra aspiración está bajo el control del alma. Cuando estamos aspirando y el alma dice que hagamos algo, nosotros lo hacemos. Pero cuando somos víctimas de abundantes deseos y el alma dice que hagamos algo, nosotros no escuchamos. Sin embargo, el alma logrará en última instancia su supremacía.

Cuando un nuevo jefe de departamento llega a una oficina, los empleados se burlan; no le escuchan o no hacen lo que les pide. Pero poco a poco, gradualmente él comprende la situación de la oficina y comienza a ejercer su autoridad. Entonces los empleados temen ser despedidos, así que le prestan el debido respeto. En la vida espiritual también, al principio el alma tolera todas las cosas; el físico, el vital y la mente son todos miembros rebeldes de la familia y se burlan, desobedecen y hacen todo de manera equivocada.

El ser físico es como un niño travieso que no quiere bañarse en la tina; piensa que el agua de la tina está muy fría y no quiere entrar en ella. Pero hay otro niño a su lado, es decir, el corazón, que entra en la tina por sí mismo, se da un baño adecuado y está feliz. La madre —en este caso el alma— observa la situación y ve que el niño travieso no va a entrar a la tina. Finalmente, después de un rato ella lo empuja al agua y le obliga a bañarse.

El alma espera su propio momento. El mundo está lleno de ignorancia, pero dentro del alma está la Luz infinita de Dios y la Voluntad adamantina de Dios. Llega un día en que la Voluntad divina es ejercida a través del alma, aunque al principio el alma permanece como testigo, como el Purusha. El alma sencillamente observa que partes de la persona son buenas y que partes son malas. Cuando las partes buenas quieren escuchar al alma, el alma les da la bienvenida y les dice: “Ahora, corramos hacia la Meta”. Las partes del ser que todavía están durmiendo en la ignorancia y creando problemas serán referidas por el alma al Supremo. Finalmente, un día el Supremo usará Su Poder omnipotente y dirá que ha llegado el momento de mostrarles la Luz divina por medio de la Autoridad divina. En este momento, la Hora escogida de Dios, cuando el alma quiere liberar a alguien del engranaje de la ignorancia, la oscuridad de milenios será expulsada.

 

Pregunta: ¿Está el alma siempre asegurada de encontrar su verdadera misión durante cada nueva vida en la tierra?

Sri Chinmoy: Antes de tomar una encarnación humana, el alma recibe el mensaje interno sobre su propósito divino en la tierra. Es plenamente consciente de su misión y viene aquí con la aprobación o sanción directa del Supremo. Pero en el curso de la vida, los funcionamientos de la mente física cubren a veces la inspiración divina del alma y el verdadero propósito del alma. Entonces la misión del alma no puede salir al frente. Sin embargo, si comenzamos a aspirar con la mente, el corazón y el alma, entonces podemos aprender el propósito de nuestra existencia aquí en la tierra.

Hay una constante batalla librándose entre lo divino y lo no divino dentro de cada ser humano. La ignorancia del mundo intenta devorar la aspiración humana. En el estadio actual de evolución, la mayoría de los seres humanos vive en el vital no divino donde todo es deseo, ansiedad y excitación; es la razón por la cual están inconscientes de las necesidades del alma.

***


El hombre, en esencia, no es feo. Pero le resulta difícil parecer bello puesto que ha perdido contacto con su alma, el niño que es Todo Belleza.

¿Qué es, al fin y al cabo, lo que le da a un niño su encanto y su belleza? ¿No es el resplandor del alma? Cuando ese toque se vuelve menos visible y finalmente se pierde, él se convierte en un torpe y cauteloso adulto.

***