Cuerpo-Mente- Espíritu - V

Iluminadoras visiones acerca de la conexión cuerpo-mente-espíritu

Sri Chinmoy sostenido una flor

SI VALORAS EL altar y las demás cosas que hay en el interior del templo, te asegurarás de que el templo está en buenas condiciones. De modo similar, dentro del cuerpo está el corazón y el alma. El altar está dentro. Debemos hacer del cuerpo un instrumento capaz de albergar el altar; tenemos que mantener los cimientos del templo en buena condición si nos interesamos por lo que hay dentro del templo. Si no le presto atención al cuerpo físico y a mantener el cuerpo en forma, mi vida espiritual sufrirá y no podré ofrecerte mi buena voluntad, amor y alegría en mi oración y meditación. Por eso la salud física tiene una gran importancia.

NUESTRO OBJETIVO NO ES llegar a ser el mejor atleta del mundo. Nuestro objetivo es mantener el cuerpo en forma, desarrollar dinamismo y proporcionar al vital alegría inocente. Nuestro objetivo no debería ser superar a otros sino superar constantemente nuestros propios logros anteriores. No podemos evaluar adecuadamente nuestra propia capacidad a menos que tengamos un cierto estándar de comparación. Por lo tanto, no competimos por la causa de vencer a otros sino con la idea de hacer emerger nuestra propia capacidad. Nuestra mejor capacidad emerge únicamente cuando hay otras personas a nuestro alrededor. Ellas nos inspiran a sacar al frente nuestra máxima capacidad, y nosotros les inspiramos a hacer salir su máxima capacidad. Esta es la razón por la que hacemos deportes competitivos.

El Festival de Triatlón Sri Chinmoy en Australia

TENGO LA MÁS PROFUNDA admiración por quienes participan en triatlones. Nadar nos recuerda a nuestra vida espiritual. Ahora mismo estamos nadando en el mar de la ignorancia, pero estamos rezando a nuestro Amado Supremo y estamos meditando en Él para poder nadar en el mar de la Luz y el Deleite. Cuando estamos corriendo, nos acordamos de nuestro viaje sin nacimiento y sin muerte a lo largo del Sendero de la Eternidad. Luego, mientras estamos pedaleando nos estamos acordando de la evolución, de cómo el mundo evoluciona en ciclos. Cuando pensamos en nuestro planeta, pensamos en una rueda girando; nuestra vida también está evolucionando como una rueda. Así pues, correr en bicicleta nos recuerda al proceso de evolución y cómo todo evoluciona en ciclos. Hace mucho tiempo, en el pasado muy remoto, vivimos en una era de la verdad. Ahora estamos viviendo en una era de falsedad. Hubo un tiempo en que la verdad reino suprema, pero ahora vemos en cada momento y en cada lugar que la falsedad está reinando suprema. Nuestro objetivo es traer de nuevo la era dorada en la cual la verdad será nuestra guía interna y reinará suprema. Así pues, correr en bicicleta nos recuerda a la evolución, interna y externa.

PODEMOS PENSAR QUE tenemos dos mitades: la imperfección es una mitad y nuestro sincero clamor por la perfección es la otra mitad. Un lado es debilidad y el otro es fortaleza. Con nuestro clamor interno por la perfección, corramos hacia nuestro destino y alcancemos la ribera-iluminación. Cuando nuestro ser está plenamente iluminado, entonces las fuerzas oscuras, ignorantes tienen miedo de acercarse a nosotros. Antes de que alcancemos el destino, nos desafían. Pero una vez que llegamos al destino-iluminación, las fuerzas ignorantes no se atreven a entrar en nosotros porque sienten que serán totalmente destruidas. No saben que tan sólo van a ser transformadas e  iluminadas. Sri Chinmoy en bicicleta.

EN EL PASADO, la gente se interesaba por la buena condición del cuerpo porque sabían que con un cuerpo sano podrían estar más tiempo en la tierra. Si eran personas espirituales, sentían que un cuerpo sano les capacitaría para seguir rezando y meditando muchos años más. Hoy también sabemos que si el cuerpo está lleno de enfermedad, no podremos rezar y meditar bien.
Tenemos el cuerpo y tenemos el alma. Una persona espiritual debe darle igual importancia a ambos. Si sólo le presta atención al cuerpo, si se hace fuerte físicamente pero espiritualmente está muy débil, no habrá para ella paz mental o felicidad interna. Y, por otra parte, si sólo presta atención a la oración y la meditación y rechaza el cuerpo, éste no será entonces un instrumento adecuado para manifestar y revelar a Dios. Por la mañana intentará rezarle a Dios, pero tendrá que parar porque le duele la cabeza, tiene mal de estomago o algo por el estilo.  
Si alguien no hace ejercicio para nada, el físico permanecerá apagado, letárgico, y será un obstáculo real  para el aspirante. Si la conciencia física no aspira, permanecerá separada del alma. Entonces, puedes estar seguro de que nunca podrás alcanzar la perfección. El físico tiene que aspirar a su manera para aumentar su capacidad, de modo que pueda retener la luz. Entonces lo físico contribuirá a lo espiritual y tú podrás aspirar y manifestar mucho más. Así pues, la buena forma física y la espiritualidad deben ir juntas. Es como tener dos piernas. Con una sola no puedo andar; necesito dos piernas para alcanzar mi destino.

AHORA BIEN, UNA VEZ QUE EL CUERPO tiene fe total en el alma y quiere ir directamente al alma - sin la ayuda del vital, la mente o incluso del corazón - ¿qué ocurrirá entonces? Cuando el vital ve que la conciencia física está todo el tiempo en el alma y que el cuerpo está radiante de luz, el vital se sentirá miserable. Primero estará celoso; luego se rendirá e irá también al alma. Entonces, una vez que la mente ve que el vital y el cuerpo están con el alma, irá también allí. Luego el corazón dirá: "Oh, Dios mío, qué estúpido soy. Tantas veces estoy con el alma. ¿Por qué no estoy allí en este momento?" Entonces irá también. Por tanto, si el cuerpo puede mantener una conexión directa con el alma, entonces el vital, la mente y el corazóntambién irán . Pero uno de ellos ha de estar convencido de que el alma es siempre correcta. O la mente o el vital o el cuerpo tiene que estar convencido. Así pues, si el alma puede convencer a uno de los miembros, los otros le seguirán.

MIENTRAS CORRES, cuando inhalas, puedes invocar conscientemente la energía divina para que te vigorice. Esta energía divina energiza la realidad voluntariosa en ti e ilumina la realidad apagada en ti de manera que puedas llegar a ser un perfecto instrumento de Dios. Cuando inhalas la energía divina, esta automáticamente cambia o transforma las fuerzas no divinas en fuerzas divinas. Si cada vez que inhalas, puedes repetir tan sólo una vez el nombre de Dios, o 'Supremo', o el nombre o forma divina que venga a tu mente, ese pensamiento espiritual aumentará tu pureza. O bien se vuelve pureza dentro de ti, o te concede pureza. Entonces, cuando exhalas, siente que un nuevo anhelo y una nueva promesa están saliendo de ti hacia la Conciencia Universal. Esta nueva promesa no es otra cosa que tu sincero afán y buena voluntad por llegar a ser un buen y perfecto instrumento del Supremo.