Ejercicios-1

Esta semana, mantén una práctica sencilla y enfocada en uno o dos de los ejercicios recomendados de respiración. Con la práctica constante, las cualidades que al principio estás imaginando se convertirán en realidad—comenzarás a sentir más paz, más conciencia y más tranquilidad en la meditación y a lo largo del día.

Esta semana, mantén una práctica sencilla y enfocada en uno o dos de los ejercicios recomendados de respiración. Con la práctica constante, las cualidades que al principio estás imaginando se convertirán en realidad—comenzarás a sentir más paz, más conciencia y más tranquilidad en la meditación y a lo largo del día.

    Ejercicios Recomendados
(tiempo total de práctica aproximado: 10 - 15 minutos)

  • Asegúrate de que no te molestarán y siéntate cómodo en tu lugar de meditación, con la espalda recta.

  • Enciende la vela, el incienso y pon la cinta de meditación a volumen suave. Procura estar muy tranquilo y pacífico y sentir que durante estos pocos minutos has entrado en un espacio sagrado, un refugio del corazón, donde las preocupaciones de la vida no pueden entrar.

  • Intenta sentir que dentro de ti hay alguien muy sabio, muy calmo y lleno de paz – este ser, este lugar dentro de ti es lo que estás intentando alcanzar.

  • Practica los siguientes ejercicios:

    • Procura inspirar lo más lenta y silenciosamente posible, de modo que si alguien pusiera delante de tu nariz una hebra de hilo, esta no se movería en absoluto. Y cuando espiras, procura hacerlo más lentamente aún que cuando inspiraste. A ser posible, haz una pequeña pausa entre el final de la exhalación y el comienzo de la inhalación. Si puedes, aguanta el aliento unos segundos. Pero si te resulta difícil no lo hagas. Nunca hagas nada que te cause incomodidad física durante la meditación.

    • Inhalando paz y alegría pura. En lo primero que debes pensar al practicar técnicas de meditación es en la pureza. Cuando inspiras, si puedes sentir que el aliento está viniendo directamente de Dios, de la Pureza misma, entonces tu aliento puede ser purificado fácilmente. Luego, cada vez que inspires, procura sentir que estás trayendo paz infinita a tu interior. Lo opuesto de la paz es la inquietud. Cuando espiras, trata de sentir que estás expulsando la inquietud que haya dentro de ti y también la que ves a tu alrededor. Cuando respires de esta manera, verás que la inquietud te está abandonando. Después de practicarlo varias veces, trata de sentirpor favor que estás inspirando poder del universo, y cuando exhalas procura sentir que todo tu miedo se está yendo de tu cuerpo. Después de hacer esto unas cuantas veces, intenta sentir que estás inhalando dicha infinita y exhalando la tristeza, el sufrimiento y la melancolía.

    • Energía cósmica. Siente que no estás respirando aire sino energía cósmica. Siente que tremenda energía cósmica está entrando en ti con cada respiración y que vas a utilizarla para purificar tu cuerpo, tu vital, tu mente y tu corazón. Siente que no hay un solo lugar en tu cuerpo que no esté siendo ocupado por el caudal de la energía cósmica. Está fluyendo como un río dentro de ti, limpiando y purificando todo tu ser. Luego, cuando exhalas, siente que estás expulsando todos los desperdicios que haya dentro de ti –todos tus pensamientos no divinos, ideas oscuras y acciones impuras. Cualquier cosa dentro de tu ser que consideres no divina, aquellas cosas que no quieras reclamar como propias, siente que las estás exhalando.

  • No olvides hacer las anotaciones en el diario.

“Exhala el polvo del pasado.
Inhala la fragancia del futuro.”
                - Sri Chinmoy