Una fuente interna

A lo largo de los textos de este curso, leerás acerca del corazón espiritual o, abreviadamente, “el corazón”. Como podrás adivinar, el corazón espiritual no tiene nada que ver con el músculo que late dentro de nuestro pecho. Pero sí tiene todo que ver con las cualidades que necesitamos para convertirnos en seres más felices y más completos.

¿Cuales son las cualidades del corazón? Intuitivamente ya las conoces. Echa un vistazo a las cualidades que se expresan en las siguientes frases:

  • Es muy amable y cariñoso, ¡tiene un corazón de oro!

  • Te quiero con todo mi corazón.

  • Personas de buen corazón nos ayudaron a salir del apuro.

  • No sé que decir, os lo agradezco desde lo más profundo del corazón.

Amabilidad, cariño, amor, simpatía, unicidad, compasión, abnegación y gratitud. Estas son cualidades del corazón espiritual. Vamos a explorar un poco más estas cualidades. Coge un trozo de papel y dibuja un gran círculo con un punto en el centro, como el que ves a continuación:

Imagina que el círculo representa a tu propio ser. El punto en el centro representa tu corazón espiritual; aquí es donde vive tu ser superior, tu ser ideal—tu alma. Cuanto más te alejas del centro, más lejos estás de tu realidad superior.

Ahora, escribe dentro o fuera del círculo las cualidades enumeradas a continuación. Escríbelas dentro si sientes que son parte de tu ser ideal. Escríbelas fuera si no lo son.

            amor                envidia                amabilidad                alegría                   
          felicidad                ira                     avaricia                      paz                        
            odio               frustración              paciencia                equilibrio
        compasión          depresión             abnegación               sabiduría


“Los verdaderos amigos de un buscador
son esos que siempre intentan hacer aflorar
sus cualidades puras, buenas y divinas.”
                - Sri Chinmoy

¿Están dentro del círculo todas las cualidades positivas y fuera las negativas? ¡Esperamos que sí! Echa un vistazo al cuadro que acabas de diseñar. ¿No crees que tu vida cambiaría drásticamente si pudieras experimentar en abundancia las cualidades que están dentro del círculo y experimentar muy poco o nada las cualidades que están fuera del círculo? ¡Indudablemente!

Este es exactamente el motivo por el que estás meditando en el corazón. Tu corazón—el centro del círculo—es una fuente interna infinita de la cual fluye cada cualidad positiva que te gustaría tener. Si entras en una habitación oscura y enciendes una vela, ¿qué sucede? La luz ilumina la oscuridad. Exactamente de la misma manera, a medida que tu corazón se abre mediante la meditación, la luz de tu alma iluminará más y más todo tu ser. Y en el proceso de esta iluminación, sentirás más y más de esas cualidades positivas que has puesto dentro del círculo y menos de las negativas que has puesto fuera.

No debemos dejar de explorar.
Y el final de toda nuestra exploración
será llegar a donde empezamos
y conocer el lugar por vez primera.

                  - T. S. Eliot